Hacer un comentario

30 familias jóvenes de Río Grande, en el altiplano de Antofagasta, se niegan a dejar su poblado y apuestan por la agricultura

La geografía de la Cordillera de los Andes ha impedido que el desarrollo de la localidad de Santiago de Río Grande, sumergida  en los faldeos del macizo quepertenece a la comuna de San Pedro de Atacama, no pueda mantener más población en el sitio donde se fundó. Ante esta situación es que treinta familias jóvenes del sector decidieron permanecer en su lugar de origen y conservar su tradición agrícola, negándose emigrar a la ciudad.

A unos cinco kilómetros antes de llegar al poblado se encuentra Hierbas Buenas, el lugar que la comunidad determinó para su expansión y desde donde esperan de la mano de los avances tecnológicos obtener el sustento diario. Por medio de bidones y otros recipientes almacenan el agua que acarrean en vehículo para poder dar vida a su proyecto comunitario que se halla a un costado del control turístico de los hermosos petroglifos de la zona.

Seguros y convencidos que una historia de esfuerzo, esmero y dedicación como ésta sólo espera alcanzar el éxito es que INDAP les otorgó  a los pioneros de este proyecto, modernos estanques de acumulación de agua de una capacidad de 2 mil 500 litros. Además, que a estos depósitos se les puede anexar un sistema de riego por goteo que les permitirá emprender el desarrollo agrícola, haciendo más eficiente el uso del agua.

Tradición y modernidad que no atenta con las costumbres y tradiciones andinas, sino que es el camino que mantendrá viva la agricultura de sectores como Río Grande que se abre espacio en la comercialización del ajo en el Norte Grande. Un apoyo fundamental en la que estos estanques son el comienzo del sueño de estos emprendedores que esperan algún día cultivar flores y frutales sostuvo su presidenta Pamela Condori.

Una aspiración que contará con la asesoría técnica permanente de los profesionales de INDAP y que para la entrega de estas soluciones hídricas para este sector, como también del poblado contó con la asistencia del director nacional de la institución, Ricardo Ariztía. La autoridad nacional del agro manifestó ante este tipo de historias de esfuerzo en la que “la felicidad que uno ve en sus caras por un estanque que a nosotros tan poco nos cuenta hacerlo, ahí uno comprende la misión de INDAP”.

Ayudar a la pequeña agricultura que de verdad lo necesita, con un estanque aquí en Río Grande estamos viendo que hacemos felices a muchas familias y eso me llena de orgullo en lo personal, como INDAP y por los funcionarios de la Región de Antofagasta”. Por su parte el presidente de la comunidad de Río Grande, Vicente Mendoza agradecido y contento señaló que con este aporte se sentían escuchados en sus necesidades y que así le podían dar más prioridad a verduras que necesitan agua con mayor frecuencia.

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.