“Síndrome de Burnout” en madres con teletrabajo: Consecuencias de la pandemia

“Síndrome de Burnout” en madres con teletrabajo: Consecuencias de la pandemia

26 Junio 2020

Varios estudios realizados en España coinciden en un incremento de la sintomatología ansiosa y niveles de estrés muy elevados, a los cuales se han visto expuestas muchas mujeres desde la llegada de la COVID-19.

Sara Núñez >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Producto de la llegada de la pandemia a distintas partes del mundo, son muchos los trabadores que, por medidas de seguridad impuestas por sus empleadores, han tenido que cambiar su modalidad de trabajo para poder realizarlo desde casa. Esto, muchas veces implica reuniones ‘Online’ y mantenerse conectado durante toda la jornada laboral; incluso extendiéndose fuera del horario establecido. Esta situación ha provocado dificultades adaptativas en personas con hijos, tanto en lo que respecta a la utilización de los espacios dentro del hogar, como en el desarrollo de las rutinas familiares.

El principal grupo afectado por lo anterior son las madres trabajadoras, quienes se han  visto expuestas a grandes presiones, ya que en su mayoría -además de cumplir con sus responsabilidades laborales-, deben encargarse de los quehaceres del hogar, del cuidado de los hijos y de las obligaciones escolares de éstos. Por este motivo, las afectadas no cuentan con tiempo para ellas, ni pueden realizar actividades recreativas y/o placenteras.

Varios estudios realizados en España coinciden en un incremento de la sintomatología ansiosa y niveles de estrés muy elevados, a los cuales se han visto expuestas desde la llegada de la COVID-19; manteniendo a estas madres en un estado de estrés prolongado, el cual puede derivar en sintomatología propia del “Síndrome de Burnout”.

“SÍNDROME DEL QUEMADO”

El ‘Burnout’, también conocido como “Síndrome del Quemado” es definido como un síndrome psicológico que implica una respuesta por alta exposición a situaciones de estrés; las cuales se prologan en el tiempo. Es decir, una especie de estrés crónico, donde se ven afectadas el área emocional, cognitiva y actitudinal de la persona.

Las tres dimensiones del ‘Burnout’ se caracterizan por el agotamiento emocional, el cual se presenta como un conjunto de sensaciones de sobreesfuerzo físico y la disminución o pérdida de los recursos emocionales de quien lo padece. Lo anterior, además de la despersonalización; la cual hace referencia al desarrollo de actitudes negativas, inestabilidad y cinismo hacia los receptores de un servicio. No solo eso, este padecimiento deriva en una baja evaluación de la realización personal, la cual se evidencia en una tendencia a evaluar negativamente el propio trabajo, el surgimiento de vivencias de insuficiencia y la baja autoestima profesional.

La OMS lo considera un factor de riesgo por su capacidad de afectar la salud mental, calidad de vida e incluso desencadenar suicidios en quienes lo padecen.

HOGAR

Si bien, “el Síndrome del Quemado” es considerado propio del contexto laboral, éste ha permeado sus límites, extendiéndose al hogar por el hecho de llevar el trabajo a casa. Es por este motivo, que la sintomatología de ‘Burnout’ ha aparecido en madres trabajadoras, extendiéndose no solo al ámbito laboral -y con quienes nos relacionamos dentro éste-, sino también teniendo en algunos casos consecuencias negativas sobre el trato con los niños y la valoración personal del rol materno.

La ONU en su informe “Guía Sobre los Derechos Humanos de las Mujeres y COVID-19”, publicado el 15 de abril de 2020, destaca la vulnerabilidad de las mujeres como grupo de riesgo ante las instrucciones impuestas para controlar la pandemia. Sin embargo, hasta ahora no se han tomado medidas concretas para proteger la salud mental de este grupo de personas.