Antofagasta, Casen y Cultura: ¿La felicidad está al alcance de todos?

Mientras algunos están muy satisfechos con sus vidas, otros creen que todavía falta mucho por resolver en términos de desigualdad social en Antofagasta. Pero al menos dejó de ser la ciudad aburrida que años la caracterizó, evidenciando un sustancial aumento en la oferta de bienes culturales.

Imagen de Felipe Espinosa Chellew
1,759 Lecturas
06 de Agosto, 2012 08:08
Exposición Limbo, del artista Pablo Favre. Sala FME, agosto 2012

Antofagasta es una de las ciudades chilenas que lidera la encuesta Casen en torno al concepto y percepción de satisfacción y felicidad de sus habitantes. Pero les pregunto a ustedes, lectores de El Nortero.cl ¿somos de verdad felices los antofagastinos o aparentamos serlo? Qué respondieran afirmativamente un porcentaje no despreciable de coterráneos no me sorprende, si relaciono esta idea de satisfacción con otros índices que también ranqueamos, como por ejemplo, ser la ciudad con uno de los más altos niveles de consumo y endeudamiento del país. Lo que a mi juicio va muy de la mano con esta supuesta sensación de satisfacción y felicidad. 

Somos un Chile de contrastes, de desigualdades históricas que va mas allá de estadísticas que poco sirven a la hora de lograr cambios profundos en nuestra sociedad, sumado esto, a la negativa percepción y desconfianza que se tiene de la clase política que todavía no logra solucionar los problemas sociales más trascendentes de la población. Pero por otra parte, resulta interesante el fenómeno que se produce con los resultados de la Casen que arrojó cifras inesperadas al concluir que más del 60% de los encuestados muestra bastante conformidad con su vida. La consulta fue “Considerando todas las cosas, ¿cuán satisfecho está con su vida en este momento?”. Juzgue usted si le parece bien formulada la pregunta.

Siendo Antofagasta tan rica en recursos, ostentando el título de “Capital Minera del Mundo”, con habitantes que reflejan ser aparentemente felices y bien humorados, me parece que la sonrisa del ministro Lavín cuando explica con tanto relajo las conclusiones de este sondeo, vulnera la sensibilidad de aquellas familias que en esta ciudad y a lo largo de todo Chile, todavía no pueden siquiera a aspirar a un cuartito de kilo de felicidad y/o satisfacción que otros pregonan gozar. Claro está, si para algunos el sentirse satisfechos con sus vidas va en estrecha relación a los bienes materiales adquiridos y la economía doméstica.  

No pretendo en estas pocas líneas hacer un análisis profundo sobre este tema que tiene muy entretenido al Ministerio de Desarrollo Social, esa misión se la dejo a las universidades, al Estado, a los políticos, economistas y grandes empresarios que regulan la oferta y la demanda, que deben velar por el crecimiento equitativo de ese porcentaje de chilenos que no está feliz.

Cultura y felicidad

Ahora bien si en alguna encuesta a mí me preguntaran que cosa es lo que me hace feliz,  yo les diría que tiene que ver con la enorme avalancha de bienes culturales que se han desarrollado estas dos últimas semanas en mi Perla del Norte dormida, y que en mi fuero interno, me tiene demasiado sorprendido y satisfecho. Para mí, la verdadera felicidad radica en el gozo o satisfacción que tiene que ver mas con lo espiritual que con lo material; la felicidad que te da “el hacer o el contemplar” una obra artística de la disciplina que sea.

Siento que este año, Antofagasta entró en una suerte de maratón cultural, que siendo bien optimista pareciera ser el puntapié inicial de un gran despertar artístico en la creación, participación, descentralización y difusión de bienes culturales, que sin duda están potenciando, por un lado, la construcción de un público local para su uso y consumo y por otro, consolidarnos como referente cultural a nivel nacional e internacional como sucedió en la década de los sesenta y principios de los setenta.

En mí caso tener que optar a qué inauguración de arte asistir o en qué conferencia participar, es algo histórico y destacable. No sé si la comunidad se esté dando cuenta de este despertar, porque a veces me da la sensación que poca gente lo está aprovechando. Pero también sé que es una cuestión de tiempo, ya que no es tarea fácil encontrar las herramientas para construir un público que sepa apreciar y vivir el arte en todas sus dimensiones. Por eso creo que la labor de las instituciones públicas y de los gestores culturales independientes es titánica e invaluable. Sabemos que es complejo crear audiencias transversales, modificar conductas de los que hacen y consumen arte, pero sobre todo, remover del letargo a una ciudad que tuvo un fuerte apagón cultural tras el golpe de estado del 72, con el cierre de todas las carreras de arte y humanistas que existían. Por esta razón, y más aún en estos tiempos donde domina el individualismo y el consumismo chatarra, trabajar en pro de este cometido se agradece.

De caracterizarnos por ser una ciudad apagada y monocroma, ahora nos estamos  atreviendo a llenar de colores nuestras fachadas, grafitear paredes o pintar muros históricos; dibujamos carteles con fines sindicales, pero también llenamos las butacas del Teatro Municipal cuando ofrecen un espectáculo gratuito interesante de ver, pero por favor, acuérdense que también existen otras alternativas de salas para hacerlas suyas. Es un hecho que avanzamos en el acceso y desarrollo de la cultura y las artes, y esto debiera ser un aliciente para que todas las familias antofagastinas sin distinción y las nuevas generaciones, se tomen “la cultura por sus propias manos”; búsquenla, vívanla, porque así como el trabajo dignifica al hombre, la cultura debe convertirse -al igual que la educación, la vivienda y la salud- en un derecho de cada chileno, y en un ingrediente esencial en el crecimiento integral de todo ser humano. Qué el Estado aporta lo mínimo en recursos está clarísimo, pero si no existen las herramientas suficientes hay que luchar por obtenerlas, buscarlas, inventarlas; investigar, retroalimentarse de la experiencia del otro, atreverse a crear y participar de todo lo que hoy Antofagasta ofrece.

Con más o menos riquezas y metas alcanzadas, con mayor o menor talento e inteligencia, todos tenemos las mismas posibilidades de sentirnos satisfechos y felices con nuestras vidas. Seas hombre, mujer o niño, cuando las energías y el trabajo se canalizan en función de cultivar la mente, el alma y el espíritu, de seguro la sensación de bienestar será mas real, potente y duradera en el tiempo, comparado con los fugaces instantes de felicidad que dan ciertos logros materiales o estadísticos, especialmente en el caso del gobierno, que con su optimismo ilusorio y frágil memoria olvida tan rápido los resultados de las encuestas, como ha sucedido con otros grandes temas pendientes.

Sólo si de manera concreta, los resultados de la mediática Casen se tomaran en cuenta para contribuir en el fortalecimiento de las políticas públicas sociales y culturales, podré creer en el valor de las encuestas y las buenas intenciones del gobierno de turno. Es decir, para ser preciso, cuando de una vez por todas en este país aumenten las cifras reales de personas felices y disminuyan la de los indignados, por desigualdad, pobreza, endeudamiento, desempleo y delincuencia, falta de educación y cultura, entonces la cordillera y el mar abrazará un Chile sin paradojas sustanciales, con una mayoría hinchada de felicidad. ¿Quién cree que gobernar no es un Arte?...

 Vorágine cultural: despierta la ciudad dormida

Una vorágine de diversas expresiones artísticas entre conciertos de música clásica,  tocatas de grupos emergentes de rock, recitales poéticos y operísticos, talleres, exposiciones, conferencias de arte, festivales de cine independiente, ferias como la de la “Chilenidad”, han marcado la agenda y la tendencia multidisciplinaria de este renacer cultural que ya les comenté.

 

Por mencionar algunas, destaco las cuatro conferencias de artistas extranjeros en torno a la muestra itinerante de arte contemporáneoArte, Política y Medio Ambiente”, y que todavía pueden visitar hasta el 31 de agosto en el salón principal del Centro Cultural Estación Antofagasta. La conferencia de Fernando Prats, artista visual chileno de reconocida trayectoria internacional, invitado por el Colectivo Se Vende, en el marco de la primera residencia que se realiza del proyecto artístico cultural “Acción Quillagua”; cuya gestora es la artista polaca residente en Antofagasta, Dagmara Wyskiel, quien además expone parte de su obra en la exposición “Arte, política y Medio Ambiente”.

En la sala multiuso de Biblioteca Viva, podrán apreciar un breve acercamiento a la obra de Fernando Prats, expuesta en trazos, dibujos y grafías sobre papel ahumado; mapas cartográficos intervenidos, revelan la idea inicial de lo que será el desarrollo de este nuevo trabajo “in situ”, que realiza junto al Colectivo Se Vende, a partir de la experiencia de tres días de residencia que vivió el artista en Quillagua, hace dos semanas. (Territorio catalogado como “el lugar más seco del mundo”). Este nuevo trabajo irá en la dirección opuesta a lo desarrollado en su exitoso proyecto “Gran Sur”, notable documento audiovisual realizado en la antártica, con el cual representó a Chile en la 54º Exposición Internacional de Arte – la Biennale di Venezia, en el año 2011. Otra interesante exposición que terminó este fin de semana es la que pudimos disfrutar en la sala de Balmaceda Arte Joven: “Deisler, los años antofagastinos 1967-1974”, proyecto de investigación con fondos Fondart de Jorge Wittwer, Paulina Varas y Claudio Galeno. Las obras  “La amante fascista”, “Tratando de hacer una obra que cambie el Mundo” y “Pedro, Juan y Diego”, de autores chilenos fueron interpretadas por dos compañías de Santiago y una local (Arlequín) a tablero lleno.

     Para este mes, ya se inauguraró LIMBO, dentro de la convocatoria 2012 de Fundación Minera Escondida y Balmaceda Arte Joven, proyecto adjudicado por el diseñador gráfico, artista e ilustrador Pablo Favre. Vistosa exposición de arte que incluye gigantografías, dibujos y pinturas que recrean paisajes, situaciones y personajes de la historia y la cotidianidad antofagastina, con la mirada personal, lúdica y caricaturesca, que caracteriza la obra de este joven creador. Exhibición abierta de lunes a domingo hasta el 23 de agosto, en la sala de arte Fundación Minera Escondida, Av. O’higgins #1280.

Semana de Cine

Entre el 6 y 11 de agosto vamos a poder disfrutar del esperado Festival Internacional de Cine del Norte de Chile 2012 (Ficnor). En fin, podría seguir enumerando actividades que se han realizado en las últimas semanas o que están próximas a efectuarse “para la satisfacción y felicidad de todos”. No hay excusas para no mantenerse informado sobre lo que está pasando, ocupen las redes sociales y el internet, vean los diarios digitales y la televisión local.

La chapa de Antofagasta dormida, incolora y aburrida, va a pasar de triste certeza a ser algo anecdótico en nuestra memoria, porque avanzamos a pasos agigantados en convertirnos en un lugar donde conviven personas mas alegres, amigables, diversas, tolerantes, expresivas, despiertas, sensibles y con visión crítica de la realidad, la cultura y las artes.  Y aprovecho este espacio para hacer un especial reconocimiento a quienes han contribuido en este proceso de cambio, formación y mediación cultural:Consejo Nacional de Cultura y las Artes, Fundación Minera Escondida, Balmaceda Arte - Joven Antofagasta, Empresa Ferrocarril de Antofagasta, Centro Cultural Estación Antofagasta, Fundación Ruinas de Huanchaca, Universidades de Antofagasta y Católica de Norte,  Corporación Cultural de Antofagasta, Teatro Municipal, Casa de la Cultura y Museo Andrés Sabella; Universidades de Antofagasta y Católica de Norte; Alianza Francesa, Parque Museo Mirador La Portada, Colectivo Se Vende, Corporación de Pintores Los del Norte, Agrupación de Mujeres por el Arte; Biblioteca Viva, Loft Café, diario informarte.cl, la Perla Cultural (guía de panoramas  y destinos), diario El Nortero.cl, etc.

Fotografías:

*Portada: extracto del díptico Exposición Limbo del artista Pablo Favre. Galería Fundación Minera Escondida (FME), Agosto de 2012. Av. O'Higgins #1280.

*1 Extracto de obra de Pablo Favre . Inc /Limbo. (FME) Agosto de 2012.

*2 Obra de Pablo Favre, gran formato. Limbo. (FME) Agosto de 2012. 

*3 y 4 Obras de la muestra  Arte, Política y Medio Ambiente. Estación Centro Cultural Antofagasta. Artistas: Dagmara Wiskyel (Polonia), Karen Perry y Arcangel Constantini (México), Mohamed Abou El Naga (Egipto), Andrea Juan (Argentina).

*5 Fachada del Centro Cultural Estación Antofagasta. Bolivar 280 (Esq. Washington).

*6 Extracto del díptico Exposición Acción Quillagua, del artista Fernando Prats. Producción Colectivo Se Vende, Biblioteca Viva Antofagasta, Centro Cultural Estación Antofagasta, Minera Escondida y cofinanciado por Fondart 2012. 

*7 Díptico de exposición Deisler Los Años antofagastinos 1967 - 1974. (FME) julio 2012.

*8 Extracto de obra de Pablo Favre, exposición Limbo. Sala de Arte (FME). Agosto de 201

*9 Selección de obras de Pablo Favre. Limbo. (Galería de Arte, FME). Agosto 2012. 

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.