CineXcusas: "Super 8" (2011)

Lo nuevo del creador de "Lost", rindiendo tributo al mejor de los Spielberg de los '80 y al peor de los Abrams de la nueva década.

Imagen de Wladimyr Valdivia
1,888 Lecturas
10 de Agosto, 2011 20:08

En 1979 se da el cierre por parte de la fuerza aérea del Área 51. Todo el material almacenado es transportado a Ohio en tren, cuando un camión se salta las barreras y choca contra el tren provocando que este descarrile y una gran explosión. Pero el material almacenado oculta un secreto.

Más allá de lo cuestionado que pudo resultar ser el final de “Lost” o lo decepcionante (para algunos) el desenlace que comenzó a llevar la serie en las últimas temporadas, J. J. Abrams, su director, siempre está dando que hablar, para bien o para mal.

Tras alcanzar reconocimiento mundial por ser el cerebro detrás de la mencionada serie, y luego de dirigir la tercera parte de “Misión Imposible” el 2006, “Star Trek” el 2009 y ser el Productor culpable de esa tomadura de pelo llamada “Cloverfield” el 2008, metía bulla desde el año pasado con “Super 8”, su nuevo trabajo como director, esta vez con una cinta de ciencia ficción -monstruo incluído- en donde rinde reconocido tributo a Steven Spielberg y su marca que dejó en los años 80 con cintas nostálgicas, donde la ficción, lo extra terrenal y, por sobre todo, la amistad, eran el eje fundamental de sus películas en dicho período.

“Super 8” es la historia de un grupo de amigos aficionados por el cine que se encuentran filmando una película en formato de 8mm, con tan sólo una pequeña cámara, actuada por ellos mismos y con escasos recursos técnicos, casi a modo de diversión. Un día, en la estación de trenes del pueblo donde habitan, y aprovechando lo propicio de la locación, se alistan para realizar una toma cuando el tren que se acercaba se sale de su vía, estallando y ocasionando un confuso incidente, en medio de la noche. Sin querer, los niños fueron testigos de un hecho que traería la desaparición de varios habitantes, la llegada de Fuerzas Militares Especiales al pueblo y el pánico colectivo causado por un ser que habría escapado de uno de los vagones tras el incidente.

La cinta nos transporta inevitablemente al cine de finales de los 70 y principios de los 80, principalmente por su posición histórica (la película se desarrolla en 1979), el tratamiento de sus imágenes y, tal como lo mencioné, por una historia contada de forma lineal, que va subiendo de intensidad a medida que avanza el metraje, tras una correcta presentación de los personajes y una exquisita mezcla entre la intriga propia de una cinta de ficción con un misterio por resolver y el desarrollo de una sincera historia de amor y amistad, tanto por el grupo de amigos como la que surge entre Joe (Joel Courtney) y Alice (Elle Fanning), quienes se van conociendo a lo largo de la película y alcanzan un grado de complicidad máximo, convirtiéndose en el centro de las acciones y los responsables de la principal aventura que la cinta termina por regalarnos. El director demuestra todo lo que sabe de cine y lo fanático que resultó ser del mundo de Spielberg, reutilizando su estilo en los gags, los diálogos, el perfil psicológico de los personajes y el drama entrelíneas que está presente en todo momento, fundamentalmente en la relación de sus protagonistas con sus padres. Este es el caso del padre de Joe, el sheriff que debe lidiar con su inexperiencia para liderar al pueblo en momentos de crisis y que aún no supera la trágica muerte de su esposa; y el padre de Alice, un resentido social sobreprotector que vive en conflicto con el padre de Joe.

Correcta en todas sus líneas, brotando frescura y, aceptando el tributo mencionado con todas sus implicancias en términos técnicos y narrativos, el director abusa a ratos de estereotipos que restan verosimilitud a la cinta, sobredimensionando ciertos hechos que se contraponen a la magia que por momentos le entregan sus protagonistas. La espectacularidad de algunas de sus imágenes -que responden al presente del cine de la nueva década- no logra cuajar con la mirada nostálgica que Spielberg sí le imprimió maravillosamente a “The Gonnies” (1985) y a “E.T.” (1982), en una época donde dichos recursos no existían y la sensación al salir del cine era de absoluta satisfacción.

Si te quedas con el fondo, “Super 8” es, para quienes formamos parte de esa generación perdida, una película imperdible con todos sus fallos y aciertos, ambientada con una banda sonora de ensueño a cargo del ganador del Oscar, Michael Giacchino, y que los devolverá un par de años atrás haciéndoles estallar el corazón. Si lo tuyo es la forma, y sin ser radical, “Super 8” es un nuevo intento de J. J. Abrams por llevar la ciencia ficción a límites poco explorados, con un segundo monstruo desencajado en la época y que sólo consigue sumarle puntos a Neill Blomkamp y su “District 9” (2009), una obra de arte que marcó un antes y un después en el tratamiento de la trama en contextos extraterrenales como excusa. El fondo y la forma. Y si hablamos de Ficción, el 50%, el viejo Abrams, nos los queda debiendo.

Ficha Técnica:

EEUU, 2011, 112 min.

Título Original: “Super 8”.

Director: J. J. Abrams.

Guión: J. J. Abrams.

Elenco: Elle Fanning, Amanda Michalka, Kyle Chandler, Ron Eldard, Noah Emmerich, Gabriel Basso, Katie Lowes, Zach Mills, Marco Sanchez.

Trailer:

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.