¿Quién soy yo para decidir qué comen las personas?

¿Quién soy yo para decidir qué comen las personas?

30 Junio 2020

La inquietud surge en medio de la pandemia, las necesidades, el hambre y las canastas de mercadería.

Fabián Ossandón >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Por Fabián Ossandón Briceño, ingeniero civil y creador de Fundación Antofa Segura.

En el mes de marzo del presente año, cuando todo esto se inició en Antofagasta, desde la fundación Antofa Segura -ONG sin fines de lucro- comenzamos a diseñar distintas iniciativas de ayuda, como la primera etapa de la “Cruzada de Amor y Solidaridad” para ir en ayuda de nuestros adultos mayores; la que derivó  en una segunda etapa, cuyo beneficio fue la entrega de más de 120 cajas de mercadería y útiles de aseo personal.

Este recorrido de entrega de ayuda nos permitió conocer los relatos más tristes, esos que desgarran el corazón, cuando -por ejemplo-, una vecina, jefa de hogar, que perdió su principal fuente de ingresos, te dice con sus ojos llenos de lágrimas “no puedo recibir esta ayuda, padezco de una enfermedad que no me permite consumir este tipo de alimentos”  o el de don José quien muy emocionado nos cuenta que “perdí a la madre de mi hijo, además tengo a cargo a mi hermano, postrado producto de un accidente cerebro vascular y perdí mi principal fuente de ingresos, arrendaba piezas a estudiantes, por lo que hoy, no tengo para alimentar de mejor manera a mi familia”.

TESTIMONIOS Y RELATOS

Testimonios como éstos, nos hacen replantear la vida y la forma de ayudar, relatos que nos hicieron reflexionar y establecer la siguiente pregunta: ¿quién soy yo para decidir qué comen los demás? Interrogante que respondimos, levantando una nueva campaña solidaria, la 3era etapa de la “Cruzada de Amor y Solidaridad”, cuyo principal propósito fue recaudar aportes económicos que, gracias a la colaboración de vecinos(as), voluntarios (as) y el de una empresa privada. Esta iniciativa permitirá beneficiar con Gift Card, de 30.000 pesos cada una, a 40 familias vulnerables y de clase media que hayan perdido su principal fuente de ingresos; esto, para que puedan tener la LIBERTAD de comprar- finalizada la cuarentena total- los alimentos, útiles de aseo u otros enseres que realmente necesiten.

Estas acciones también nos invitan a pensar en ayudas que brinden dignidad y que realmente sirvan para cubrir las reales necesidades de las familias vulnerables y de clase media de Antofagasta más golpeadas por esta contingencia sanitaria.

En este sentido, invitamos a las autoridades, tanto de gobierno como municipal, a que se conecten realmente con las necesidades de vecinos y vecinas que no lo están pasando bien. Desde nuestro espacio, seguiremos apoyando, en lo que podamos, a todos quienes lo necesiten.