Amor de Papa: "La Ley en Chile discrimina a los padres al momento de la separación"

El proyecto de Ley de la Organización Amor de Papa estaría próximo a aprobarse en el Senado. Proyecto de ley que, entre otras cosas, pide que en Chile se consagre la figura de la custodia compartida. Conversamos con uno de los fundadores de la Organización, David Abuhadba.

Imagen de Julia Alsina
953 Lecturas
17 de Febrero, 2013 08:02

La Organización Amor de Papa lleva poco más de 5 años luchando para visibilizar una realidad que en Chile pocas veces es considerada; El derecho de los padres separados para poder cuidar a sus hijos, con igualdad, respecto a las madres. Aseguran que el sistema chileno es muy favorable para las mujeres y discrimina a los padres a la hora de determinar la custodia de los hijos. Por eso, Amor de Papa ha presentado un Proyecto de Ley que ya se encuentra en el Senado y que estaría próximo a aprobarse. Conversamos con uno de los fundadores de la Organización, David Abuhadba.

¿Cuál es el objetivo de la Organización Amor de Papa? 

El principal objetivo de la organización Amor de Papa es defender los derechos de los papas y los hijos cuando son separados injustamente a raíz de acciones de madres disfuncionales, que, al amparo de Tribunales de Familia y de una ley que discrimina a los padres al momento de la separación, utilizan estas ventajas para impedir un contacto normal y sano entre el hijo y el padre. Esto lamentablemente no era muy conocido y, nosotros como agrupación, transparentamos estas situaciones que ocurren, para crear la consciencia social que hemos ido generando en estos 5 años y tres meses de funcionamiento y, que nos permiten impulsar un cambio de ley que ingresamos en junio de 2008 a la Cámara de Diputados y que ya está en el Senado en tabla para ser votado al regreso de las vacaciones. 

¿En qué punto se encuentra el Proyecto de Ley que han presentado en la Cámara de Diputados?

Desgraciadamente entre la Minstra del SERNAM y su abogada Andrea Barros se deformó completamente el proyecto que nosotros habíamos presentado. Tuvimos que hacer una denuncia pública muy fuerte ya que pretendian dejarlo practicamente igual, con mucho a favor de las madres. A raíz de eso, logramos que se respetara lo que nosotros habíamos presentado, que existiera la corresponsabilidad parental y la custodia compartida. Ahí, subió nuestra ley al Senado pero con una norma supletoria, que consiste en una modificación al artículo 225, en su inciso 4. En esta norma supletoria se dice que efectivamanete se puede llegar a la corresposabilidad parental pero siempre que exista acuerdo entre los padres, y eso no es nada nuevo. Y cuando no hay acuerdo establece que el niño debe permanecer con la madre mientras dure el juicio. Esto es un maquillaje burdo para este artículo, ya que lo mantiene practicamente igual.

Nosotros tenemos la experiencia de que una vez se inicia el juicio es muy fácil para las mujeres generar una acusación de violencia intrafamiliar, una acusación de abuso sexual en contra de los papas, etc. Y ahí el padre pierde contacto con los niños. Aquí es cuando las madres aprovechan para inculcarles el Síndrome de Alienación Parental (SAP), que está reconocido por las máximas autoridades de nuestro poder judicial. 

¿Cuál es el apoyo que han recibido por parte de los Senadores?

Afortunadamente los senadores, en su gran mayoría, están plenamente conscientes de que lo que hay que establecer es igualdad absoluta. Tenemos el apoyo de los senadores de la Concertación, de algunos de RN, muy pocos de la UDI, Alejandro Navarro, del PS, del Partido Radical, del PPD, tenemos mayoría en el Senado. En el proyecto de ley logramos consagrar la figura de la custodia compartida que en Chile no existe.

¿Cuál es tu experiencia personal respecto a la relación con tu hijo?

En 2008 inicié una demanda de cuidado personal en favor de mi hijo a raíz que tenía el Sindrome de Alienación Parental en grado crítico. El objeto del juicio fue demostrar el SAP y así fue. Por eso, hubiera correspondido que me entregaran el cuidado personal de mi hijo. Sin embargo, la jueza consideró entregarme el cuidado personal del niño a mi y también a la madre. Esto fue apelado por mi ex y obviamente la Corte de Apelaciones rechazó la posibilidad de que yo tuviera el cuidado compartido de mi hijo y me dejó solamente con visitas fin de semana por medio. Es decir, yo 4 días al mes y la madre 26. Así llegamos hasta el año 2011 donde mi hijo decide irse a vivir conmigo y nos demoramos un año más en conseguirlo con el gasto de abogados, malos ratos que eso conlleva, para que finalmente, ahora, en 2013 yo tenga el cuidado personal de mi hijo. 

Desde la parte emocional, ¿Cómo se vive esta experiencia?

Es algo que te destruye en tres áreas fundamentales para el desarrollo de cualquier ser humano, en el área psicológica, en el área social y en área económica. Es una destrucción casi completa, un desgaste permanente. Psicológico porque estás con pena, sufriendo, no durmiendo por las noches, llorando solo. En el ambiente social no te dan ganas de ir a las reuniones familiares porque ves a tus sobrinos y no está tu hijo. En el ámbito económico es botar y botar y botar plata en un sistema que es sumamente injusto basado en el sistema de protección social chileno en que el hombre siempre es el victimario y la mujer es la víctima. Sumale a eso que el 95% de los funcionarios judiciales en este campo son mujeres, con una carga cultural bastante marcada y con una solidaridad de género muchas veces malentendida y mal aplicada. 

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.