Estudio revela mapa de riesgo de sufrir un ACV en la población mundial

Estudio revela mapa de riesgo de sufrir un ACV en la población mundial

13 Enero 2019

Los países con mayor riesgo son aquellos situados en Asia oriental, Europa central y Europa oriental. 

Especial Mi Voz >
authenticated user Editor

Un sorprendente hallazgo ha sido descrito a través del estudio "The New England Journal of Medicine", se estima que el riesgo de sufrir un ictus o accidente cerebrovascular es mucho mayor de lo estimado. 

La gran mayoría de las investigaciones anteriores (2016) indican que el riesgo de ACV a lo largo de toda la vida, a partir de los 25 años era de aproximadamente el 25%, tanto en hombres como en mujeres. 

El informe también ha entregado información geográfica de la prevalencia donde Asia Oriental, Europa central y Europa oriental se encuentran en la cúspide. 

Desde el Instituto de Métricas y Evaluación de Salud de la Universidad de Washington, Gregory Roth, autor principal del estudio, ha afirmado que resulta imperativo que los médicos adviertan a sus pacientes sobre cómo prevenir los accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades vasculares. "De alguna manera" –indica- "debemos conciencia a los jóvenes sobre los riesgos de salud a largo plazo. Por ejemplo, una dieta más saludables, hacer ejercicio regularmente y evitar el tabaco y el alcohol puede suponer una gran diferencia en términos de salud de mayores".

Cabe destacar que por primera vez, el estudio estima el riesgo de accidente cerebrovascular a lo largo de todo una vida a partir de los 25 años, mientras que los estudios anteriores comienzan a los 45 años.

Los resultados muestran importantes divergencias geográficas. En 2016, las tres regiones con el mayor riesgo estimado eran Asia oriental (38,8%), Europa central (31,7%) y Europa oriental (31,6%), mientras que la región con el riesgo más bajo fue el África subsahariana oriental (11,8%).

El informe advierte un dato positivo: el riesgo de accidente cerebrovascular entre los adultos depende en gran medida de los factores de riesgo modificables y de las características de los sistemas de salud. Por lo tanto, los resultados pueden ser útiles para la planificación a largo plazo, especialmente en términos de prevención y educación pública.