La historia de Kathalina: Enfrentando la realidad de ser transgénero en Antofagasta y en Chile

En Chile, el panorama para las y los trans es deplorable. Sin una ley de identidad de género que reconozca sus identidades, con atenciones discriminatorias en el servicio público, y una lista interminable de agresiones y hasta asesinatos por no responder la "heteronorma", exigen su legítimo lugar.
Imagen de Claudia Moreno
3,430 Lecturas
01 de Diciembre, 2014 16:12
Foto: Claudia Moreno

Según el Dr. Erick Quesada, psicólogo de la Universidad de Costa Rica, el término transgénero significa “lo que va más allá del género”, y se aplica en los casos en que las personas tienen una identidad de género que no corresponde a lo que socialmente se espera;  es decir, cuando un hombre o una mujer no ponen en acto una masculinidad y una femeneidad convencionales, sino que se aproximan más a lo establecido para el otro sexo. En la categoría transgénero están incluidas las personas transexuales, cuya identidad sexual responde a la del otro sexo, por ejemplo, hombres que se sienten mujeres y que desean habitar el cuerpo de una mujer y viceversa.

Kathalina es una de las personas que desea habitar el cuerpo de una mujer, y así lo representa hace años. Oriunda de Antofagasta sacó su cuarto medio en el Instituto Superior de Comercio Antofagasta (ISCA) y hoy a los 23 años se siente orgullosa de quien es, pero no de lo que no le entregan por ser quien es.

¿Hace cuánto comenzaste a transitar al género con el que te identificas?

A los 21 años recién pude ser completamente quien realmente era hace mucho tiempo. Esto por todo lo que conlleva enfrentar esta sociedad en la que vivimos.

¿Qué es ser mujer trans en esa sociedad que dices aquí en Chile?

Es difícil sobrevivir, al menos en este país, siendo trans. Para conseguir un trabajo en Chile siendo trans te demoras un mundo o simplemente no te contratan, y cuando logras tener uno es de los más precarizados a pesar que tengas estudios. Además de las iglesias y su moral religiosa que es escuchada en el debate público, hoy no nos dejan siquiera discutir para tener leyes tan claves como es una Ley de Identidad de Género para que podamos hacer cualquier cosa sin tener problemas, para tener algo que te identifique de verdad como eres y no como la sociedad quiere que sea.

Nos contabas sobre discriminación en el ámbito educacional, de la salud, ¿y en el trabajo?

Simplemente no tenemos acceso, y es por todos esos límites que hoy la mayor parte de las y los travestis están ejerciendo en las calles la prostitución, siendo golpeadas hasta morir en el silencio.

¿Qué situaciones de discriminación has enfrentado tú?

Sinceramente terminaría mañana si te contara de todas las veces que me han discriminado.

Una de las veces que me sentí muy mal fue cuando fui a pedir trabajo a una empresa que hacía encuestas. Ya había hablado con la supervisora, incluso di la entrevista, pero cuando se le preguntó al jefe su respuesta fue negativa. Día a día siento la discriminación, de parte de mi familia dándome la espalda, de la sociedad en general cuando voy por la calle y me gritan esas “rica mijita”, pero cuando se dan cuenta que soy trans me insultan gritando “maraco culiao” y el miedo a que te agredan no cesa.

¿Sientes que los procesos como el tuyo son más fáciles o más difíciles, o que cambian de acuerdo al lugar social de donde provienen?

Obviamente que cambia de acuerdo a la clase social de donde provengas. Acá hay un tema de clase. Las que nacen en lugares más precarizados o clase media tienen menos posibilidades de instrucción. Las más acomodadas por otro lado tienen acceso a estudiar incluso en la universidad y tomar hasta cargos públicos, como la Valentina Verbal. Ellas, las de clase alta tienen para poder hacer procesos de hormonización e incluso cambio de sexo, para estudiar y trabajar. Pero en el caso nuestro de las trans pobres quedamos a la deriva de la violencia impune y la falta de oportunidades de todo tipo. Las posibilidades para nosotras las de clase pobre, es que del 100%; el 80% elige la prostitución, sabiendo que es una miseria horrible pero que está completamente naturalizada.

¿Cuál debería ser el papel de la sociedad para acoger el proceso de identificación de cada persona con un género?

Tomarnos en cuenta. Nosotras existimos y necesitamos, como cualquiera, un lugar en este mundo, con leyes y oportunidades. Necesitamos que se enseñe en los colegios sobre la diversidad sexual y de géneros, que se nos de derechos en lo educacional, en lo laboral, en la salud, etcétera. Queremos nuestro espacio en este mundo también.

¿Cómo te imaginas que sería el proceso ideal en una sociedad ideal?

Yo creo que la lucha es de clase, y por ende tiene que existir un cambio estructural del sistema, una revolución social que de paso a una donde nos cuestionemos todo respecto a estas temáticas. No sólo la violencia hacia la diversidad sexual, sino que también a las mujeres, los inmigrantes, los pobres. Donde veamos a la persona por lo que es, no por lo que hay debajo de su falda o pantalón.

La historia de Kathalina: Enfrentando la realidad de ser transgénero en Antofagasta y en Chile
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.