La Teología del Orgasmo

Las prédicas y consejos sobre sexo entregadas por un monje en Polonia, ha despertado la curiosidad de muchos, incluido yo, ante esta nueva práctica sacra y religiosa. Veamos que más nos dice. Por Marcos González

Imagen de Marcos González
1,363 Lecturas
05 de Agosto, 2008 08:08
Si de divinidad hablamos, que mejor que calificar al orgasmo como un momento supremo de nuestra naturaleza. ¡Bienvenida dividad entonces, bienvenida!.
Divinidad, eso sí, extraña, pues el sexo en nuestra cultura religiosa, siempre se ha alejado de lo sacro y camina junto a nuestros pies por la tierra, más que por el cielo.
Ahora bien, desde la lejana Polonia, vía internet llegaron las prédicas sexuales de un monje capuchino, que se ha transformado en un verdadero Kama Surtra para las parejas católicas que recurren a él, para recibir consejos sobre cómo practica un mejor sexo... extraño... muy extraño, pero así es y he aquí el elegido.
Se trata del padre Ksawery Knotz, quien con el beneplácito y bendición de sus superiores, ha aconsejado a más de tres mil parejas, todas católicas, todas fielmente casadas. Un sacerdote de 43 años, quien sería una suerte de padre Gatica, pues predica y no practica, ya que guarda su voto de castidad... ¿aguantará?
Divino Sexo
Una visión un tanto alejada de la postura tradicional católica a la hora de educar sobre sexo, este sacerdote, reconoce que la enseñanza sexual de iglesia presenta debilidades, sin embargo, en ningún momento desconecta la sexualidad con la cercanía con Dios, afirmando incluso "El éxtasis de una relación sexual puede compararse a la alegría de la vida eterna".
Se declara un trabajador para Dios y dice que gracias a Juan Pablo II, encontró la inspiración, pues de él oyó por primera vez hablar de sexualidad y resposabilidad.
Y así, este monje, a quien se le critica de hablar sin fundamentos empíricos...mmm... mmmm... en realidad sí, sin experiencia de vida sexual matrimonial, se defiende diciendo que no es necesario haber sufrido un infarto para ser un buen cardiólogo... también es cierto.
Lo importante, es que muchas parejas, limitadas por el rigor dogmático de una sexualidad reprimida, hoy están encontrando en las palabras de este sacerdote un espacio de escucha y descubrimiento de su cuepo.
Entendiendo que un orgasmo, que un buen orgasmo, no tiene relación con la culpa, sino mas bien es una manifestación celestial y que el sexo, el deseo y las ganas son parte de nuestra naturaleza.
Ahora si quiere pedir hora con este sacerdote, a quien han bautizado como el Apostol Kama Sutra, deberá viajar a Polonia y esperar hasta el año que viene, pues su agenda está llena... ¡era que no! Sin embargo, hay un libro que él escribió, titulado “El acto del matrimonio”, donde se pueden encontrar estos prácticos consejos del sacrosexo o bien por la web en el sitio www.szansaspotkania.net, con su versión polaca e inglesa.
Y yo que no estoy casado, no podré oir los consejos de este sacerdote, pues toda su prédica se sustenta en el matrimonio. Por mi parte también, no me pesa el dogma de una sexualidad culposa, sin embargo, nunca está demás recibir un buen consejo, sobre todo si éste te enseñara algún truco para un buen sexo y alcanzar así un ORGASMO DIVINO.
________________________________________________
"Las opiniones vertidas en los comentarios son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que las emiten y no representan necesariamente a El Nortero, medio que sólo actúa como plataforma de expresión democrática. Más detalles en Normas de Uso para Comentarios"
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.