"Una Constitución, que sea plenamente democrática, debe considerar a todos los actores relevantes de una sociedad nacional"

"Una Constitución, que sea plenamente democrática, debe considerar a todos los actores relevantes de una sociedad nacional"

04 Noviembre 2012

Hay que seguir trabajando y organizarse como ha sido hasta ahora. La participación es clave y para ello está la Mesa Social por un Nuevo Chile.

Observatorio de... >
authenticated user

Patricio Rodrigo, Secretario Ejecutivo de Patagonia sin Represas.

En el mes de septiembre se realizó la Cumbre Social por un nuevo Chile, espacio en el cual se habló de la necesidad de una Asamblea Constituyente y Nueva Constitución, como un primer paso de articulación general de los movimientos ciudadanos y de mejoramiento de la institucionalidad democrática en el país.

1.- ¿Cómo sería una Constitución plenamente democrática?

Una Constitución, que sea plenamente democrática, debe considerar a todos los actores relevantes de una sociedad nacional. El instrumento más eficaz para esto es la Asamblea Constituyente, donde la soberanía radica en la voluntad popular y ella se expresa a través de una asamblea representativa de todos los actores y se refrenda vía plebiscito. No obstante, antes de este paso, lo que veo es que para ir por la vía institucional lo que se debe dar es un plebiscito, una Cuarta Urna o una urna plebiscitaria en el marco de las elecciones parlamentarias y presidenciales para que la sociedad pueda dirimir si quiere o no, cambiar la Constitución y si quiere cambiarla, que sea a través de una Asamblea Constituyente. Este es el paso crucial para que se pueda avanzar. En caso contrario, todo el tema de la Nueva Constitución será del próximo Gobierno y quizá ampliamente debatido en la etapa programática.

¿Por qué es ahora el momento?

En el año '89 no se pudo. Hubo un "acuerdo trucho" entre actores políticos de la Concertación que pactaron las reformas constitucionales y que al final fueron las leyes de amarre. El sistema electoral binominal, eliminar la figura del plebiscito, entre otras leyes han impedido que, a través de la vía parlamentaria, la institucionalidad actual (partidos políticos-parlamento) quedara amparada en este duopolio y no se produjeran los cambios profundos que la sociedad necesita. Las leyes de amarre son lo que gravitaron en lo que sucede actualmente en Chile.

2.- ¿Cómo se deberían reformular las relaciones entre lo político y lo social?

Tiene que haber representación de todos los actores y por supuesto, el movimiento social tendrá su expresión, porque este movimiento social es transversal. El conjunto de referentes que existen buscarán la forma de participar también como actores sociales y con una capacidad de tener una misma voz, de lo contrario serán los legisladores quienes determinaran cuáles son los mecanismos para que los movimientos sociales se incorporen democráticamente en representación del actor y del apoyo ciudadano que tienen.

3.- ¿Qué rol deben jugar los actores y movimientos sociales para lograr una nueva Constitución que sea legítima y que cuente con adhesión social?

Hay que seguir trabajando y organizarse como ha sido hasta ahora. La participación es clave y para ello está la Mesa Social por un Nuevo Chile. También se han articulando movimientos en distintas regiones e incluso Democracia para Chile se unió a fin de ir realizando las cumbres sociales y esperamos que con estos eventos vayamos abriendo espacio a lo que hemos llamado el "territorio político ciudadano". La única manera es prepararse para la venida de un plebiscito en las elecciones presidenciales, o a través de la incorporación de la demanda de una Asamblea Constituyente en los distintos programas, o que, instalado el próximo Gobierno, el primer tema demandado por los movimientos sociales sea el cambio constitucional. Está todo en marcha y este debería ser el curso lógico y los escenarios posibles que dicen relación con el empoderamiento ciudadano que hoy día vemos y con los cambios estructurales que requiere el país.