Pequeña minera "Elenita" es ejemplo de excelencia con prácticas de Producción Limpia

Pequeña minera "Elenita" es ejemplo de excelencia con prácticas de Producción Limpia

09 Diciembre 2010
Elenita II es una mina subterránea que produce 5 mil toneladas de cobre al mes. Está ubicada a 147 kilómetros al noroeste de Antofagasta, cerca de Baquedano, comenzó a operar formalmente en la década de los ’60 por la familia Céspedes.
Roberto Álvarez >
authenticated user Corresponsal

Por Roberto Álvarez 

Aunque a simple viste pareciera una faena más de las que recorren el desierto de Atacama, entre Calama y Antofagasta, Elenita II es una mina subterránea de excelencia. Pertenece al grupo de la pequeña minería, con una producción de 5 mil toneladas de cobre al mes, a una ley de 2.3, siendo la única de la zona que no recibió sanciones para operar.

La explicación a ello obedece a la correcta aplicación de los procedimientos en faena, con la incorporación de técnicas de Producción Limpia que la convierten en un ejemplo nacional, tras la emergencia ocurrida en la mina San José de Copiapó, que revisó las condiciones laborales de las faenas mineras, y en donde Elenita II resultó ganadora.

Sus condiciones generales son óptimas.

Con 34 trabajadores, distribuidos en dos turnos, la seguridad es prioridad. Los mineros cuentan con implementos adecuados: bototos, cascos, lentes y ropa apropiada. Hay un refugio dormitorio con comida, agua, oxígeno y sistemas de ventilación y el avance de la faena es controlado a diario para evitar posibles desprendimientos y derrumbes. El trabajo aquí es a largo plazo. Mientras se extrae cobre, se avanza el doble para detectar las vetas que les permitan continuar extrayendo. Ya van 3 kilómetros de extensión.

“Se avanza al interior de la faena con precaución. Se toman todos los resguardos posibles, con una planificación interna que prioriza la vida de cada uno de los trabajadores” afirma Luis Céspedes, gerente general y uno de los dueños de la mina.

Ejemplo de PL Y los ejemplos sobran.

Las áreas de trabajo en Elenita II están debidamente delimitadas, con simbolismo vial al interior y exterior mina. Se incluyen Puntos de Encuentros, en caso de accidentes, en donde hay cajones que cuentan con elementos de primeros auxilios. En el ingreso además hay un tablero que demarca quienes ingresan y salen de la mina, lo que permite saber la cantidad de personas que están al interior de ésta. A diferencia de otras faenas hay estacionamiento de camiones y maquinarias y un sector de taller de reparaciones.

Cuentan con una propia bomba de bencina. Esto resulta esencial para evitar alguna desgracia, considerando que a los riesgos normales se suma que la mina es de antigua data y en su historia ha sido trabajada por varias manos.

Elenita II, ubicada a 147 kilómetros al noroeste de Antofagasta, cerca de Baquedano, comenzó a operar formalmente en la década de los ’60 por la familia Céspedes. Primero el padre, luego un hermano, Patricio, actual Vicepresidente de Sonami, y ahora Luis, quien la administra hace 10 años con la instrucción de mantenerla sin accidentes. En este tiempo la pequeña minería ha cambiado. Se ha industrializado, lo que ha exigido capacitación.

“En Elenita II se forma escuela. Todos los trabajadores son instruidos, pero no una vez o para que aprenden a utilizar las máquinas, sino que es un proceso constante, en donde refuerzo la comunicación interna con el objetivo de que se coordine cada etapa del proceso minero y con ello se eviten accidentes”, agrega Patricio, quien a su cargo de Sonami suma el de gerente mina de Elenita II y presidente de la Asociación Gremial Minera (Agrema) de Antofagasta, que reúne a 25 productores de la pequeña minería.

Tecnología de punta

Y en este proceso de mayor control, la familia Céspedes ha innovado. Acaban de implementar un sistema de circuito cerrado de televisión, que les permite revisar en vivo y a través de internet cada zona de trabajo de la mina.

“Las cámaras las reviso a través de mi celular o computador y por medio de ellas puedo detectar si algún trabajador está incurriendo en alguna acción de riesgo. De esa manera vamos corrigiendo y mejorando los procedimientos”, indicó Luis, quien comenta que el material de las 8 cámaras queda registrado.

Sin embargo, no todo es trabajo. En Elenita II se han creado espacios de recreación, como un centro de televisión, cancha de fútbol, mesas de ping-pong y cancha de rayuela, que contribuyen a que en las horas libres los trabajadores no se desmotiven estando en faena. Norman Velásquez, secretario ejecutivo regional del Consejo Nacional de Producción Limpia (CPL), destacó la aplicación de medidas de seguridad de Elenita II, y afirmó que se buscará homologar estos procedimientos a las restantes faenas de pequeña minería de la zona.

APL

Esto por medio de un Acuerdo de Producción Limpia (APL) que se firmó con Agrema, organismo que está consciente de que se deben implementar mejoras. “Hay un largo trabajo por realizar para elevar el estándar de cada faena.

Ello recién comienza, pero lo positivo es que hay disposición para que ello se aplique”, indicó Velásquez. El APL es un convenio suscrito por las empresas del gremio con los servicios públicos -coordinados por el CPL- que a través de un estudio inicial revisará las condiciones generales de las faenas, con un control a las medidas de seguridad, de carácter sanitario e higiene, salud ocupacional, habitabilidad, de mitigación ambiental y de calidad de vida de los trabajadores.

Luego se buscará financiamiento para aplicar una serie de acciones y metas que otorguen mayor seguridad a los mineros.

Comentarios

Imagen de José E. Vallarino V.

Estimado Roberto: A nuestro

Estimado Roberto:

A nuestro juicio su reportaje sobre Elenita II es muy bueno. Nuestras felicitaciones.