Hacer un comentario

Editorial Mi Voz: Tras los resultados de las elecciones en Chile, ¿a qué tenerle miedo?

21 Mayo 2021
Nuestro país cristalizó lo que clamó el 18 de Octubre del 2019. Puso en la mesa una nueva arquitectura de poder. Novedosa, desconocida, incierta. Las y los escribanos de la nueva Constitución. Ahora respiremos con sentido de trascendencia histórica y cariño por el bien común para avanzar.
Mi Voz Chile >
authenticated user
Tras los resultados de las elecciones en Chile, ¿a qué que tenerle miedo?

Han pasado pocos días tras las elecciones de alcaldes, concejales, gobernadores regionales y constituyentes.

El lunes 17 amaneció con personas con el desayuno más alegre desde la Copa América del 2015 y otros perplejos y sorprendidos. No menos, asustados y pesimistas con el futuro de Chile. 

Y como no incluir al proclamado "Abuelo" con el 10% que los también proclamados "nietos" generosamente le dieron. 

¿Qué pasó? Nuestro país cristalizó en estas elecciones lo que clamó el 18 de Octubre del 2019. Ni más ni menos.

Desnudó la caducidad de referencias como una clase política que no estuvo a la altura de conducir con grandeza, meridiana armonía y diálogo estos turbulentos tiempos. Partidos profesionales abocados al arte del calcular, medios que declaman ser vistos por todos y todas, expertos en la analítica electoral cuya brújula anda fallando hace algún tiempo por mencionar algunos cuantos que les va costando lograr sintonía con la sociedad y el tremendo cambio de época que nos toca navegar.  

Lo del 15 y 16 puso en la mesa una nueva arquitectura de poder. Novedosa, desconocida, incierta. Las y los escribanos de la nueva Constitución. 

Respiremos un minuto con sentido de trascendencia histórica y cariño por el bien común.

¿Usted se podría haber imaginado que nuestro país tendría tal sabiduría de sentar en la mesa de quienes escribirán nuestra nueva Carta Magna a una muestra tan genuina, prístina y plural del Chile real? 

¿O en verdad Usted creía que la inteligencia colectiva, nos invitaría en estos tiempos, a que los mismos de siempre, se sentaran a cortar el queque y el resto que lo comente en Twitter o en el matinal?

Sinceramente le puedo decir que si tenía esa expectativa, se equivocó de tiempo o reencarnación. 

Una mesa diversa del Chile que va a colegios públicos, particulares y subvencionados. 

Paridad, escaños de pueblos originarios, muchas profesiones, minorías sexuales, regiones, estadistas, profesora básica, dueña de casa, ingenieros, constitucionalistas, periodistas, artistas, Chile y más Chile.

El Chile de verdad, que tanto nos ha costado visibilizar y comprender. 

“Es un lujo, un orgullo... y seguro un caso de admiración y significancia en el planeta”. 

Hablemos en serio: Tras las elecciones, ¿a qué tenerle miedo en Chile?

Miedo 1: A la deteriorada calidad de nuestra convivencia.

Esto está alentando por los algorismos de la beligerancia de las redes sociales y medios desesperados por un titular que dé rating. 

Se lo planteo así: Si Usted –persona educada- va en su auto manejando, en la micro o en el metro, y de pronto bota al suelo basura, ¿qué le parece?¿Qué le provoca a los demás? 

Bueno, de eso se ha tratado –en su parte negativa- las redes sociales, grupos de WhatsApp, blog de medios prestigiosos (como Emol), el supuesto y equívoco arte de expresión social.

La libertad de expresión es formidable, pero tiene letra chica: crea realidad, crea estados de ánimos, fomenta valores, ofende muchas veces, deteriora el mínimo de dignidad de la otra u otro. Y por sobre todo, lejos de construir un mejor futuro, lo deteriora. En resumen: Una convivencia fallida. 

¿Si apostamos que las clases de educación cívica ocurra en el Matinal? ¿Si apostamos que las clases de respeto, fundamento y generación de acuerdos ocurra en Twitter? ¿Si apostamos que las clases de encuentro dando la cara y con responsabilidad ocurran en Facebook? ¿Si apostamos que las clases de lectura de sociedad la vas a encontrar en el noticiero del las 21:00? (asesinatos, choques mortales, abusos, etc.) ¿Es eso una síntesis de lo que realmente ocurre en Chile?

Miedo 2: A las malas conversaciones que crearán irremediablemente malos futuros.

El diálogo es la clave. Pero se requiere algo diferente: escuchar sin convencer, sin ganar, sin aspirar a tener la razón. Pues esa fórmula está probada, sólo crea bandos sordos (binarios) que no generan acuerdos y, peor aún, redundan en frases re contra hechas. 

El arte del diálogo es lo inesperado que surgirá en la danza genuina por resolver una anomalía que sirva para el futuro colectivo. 

Ese riesgo dialogante es fundamental e imprescindible.

Miedo 3: Al silencio de nuestra reserva de sensatez, vanguardia e imaginadores. 

Ellos y ellas han estado silentes, abrumados de sus tareas particulares, pero obviando a Chile, dándolo por hecho, mirando desde la tribuna.

Pues ellos y ellas tienen las respuestas a los nudos que nuestros actuales liderazgos no han podido resolver. 

Súmense.

Miedo 4: A los y las populistas.

A falta de vanguardia e ideas poderosas, emana el populismo.

"Medicina perfecta" para saciar el vacío y la desorientación.

Promesas grandilocuentes, que no honrarán, verborrea seductora que no apaciguará. 

Miedo 5: A la repartición de la torta.

Hay un mito que la torta es finita, aún cuando uno ve las grandes fortunas de nuestros tiempos que han creado valor de servicios o productos francamente inimaginables (vea en Forbes quiénes y en qué han generado riqueza esas personas), donde la torta añeja ni participó. Es que esa torta es mucho más grande.

Debemos aprender a cómo se hacen las tortas antes de repartirlas.

Definitivamente tenemos que corregir nuestras obscenas diferencias sociales, sin creer ingenuamente que Farkas, Don Francisco o Andrónico en un acto de altruismo puede financiar la economía de Chile, sino poner los dardos en el talento de nuestras reservas creadoras, que las hay y muchas. 

Pues Chile, es de tronco y cepa, una patria de emprendedores, poetas y creadores.

Miedo 6: A la rigidez para aceptar el cambio.

Las glorias pasadas ya fueron, "la generación dorada" se va acabar algún día. Blockbuster ya no arrienda cintas de video, Sábado Gigante ya no nos acompañará el fin de semana, Lagos ya no es presidente y ya está. El mundo cambia. Chile cambia, las regiones y comunas cambian. Las personas cambian.

La rigidez, exige "a rajatabla" que el episodio anterior deberá verse de lo mismo, en iguales formas e iguales artistas. Eso no va a ocurrir, ¡basta! No va a ocurrir.

Mejor aprender a cambiar, a reinventar, a ser resiliente, virtud del pueblo chileno. 

Chile cambió: te lo dijo, te lo marchó y te lo concretó. Entonces a adaptarse y a aprender la lección. Salir caminando, bailando con distinción.

¿Conservando? Sí, los valores que nos rigen y nos dan identidad.

La integridad y la decencia, el sentido de justicia y lo republicano, el emprendimiento.

Los poetas y las poetisas, la belleza de los parajes del país, el humor y la prosa corta y enjundiosa.

La cueca y lo andino, el milcao y la minga, los asados, el chumbeque y el cordero magallánico, la sabiduría de los pueblos originarios, nuestras tradiciones y nuestro folclore. 

Miedo 7 y último: Al liderazgo que necesita Chile hoy, mañana y pasado mañana.

El del profesor Bielsa que provocó y logró sacar muchos más de lo que nos esperábamos, ni anhelábamos de un grupo de Chilenos. 

Pedro Aguirre Cerda que en poco tiempo se emocionó y lloró por el Chile que sufría. Instaló ideas cardinales, estableció grandeza y estatura de líder, desde abajo, desde ser un común, con disruptiva visión. 

Carla Guerrero, voraz impulso de pasión y garra de las que encarnan pulpa de chilena, amor y patria en cada jugada. Temeraria y optimista. Valiente y resiliente. Se corre los 108 minutos y más.

¿Y el liderazgo espiritual? Por supuesto. 

Las y los conocidos que cultivaron obsesivamente el alma de Chile. Gabriela, Nicanor, Silva Enríquez, Violeta Parra y el Padre Hurtado en el pasado reciente. 

Y los solemnes invisibles, los “NN” que nos han amparado para ser el hermoso, el cariñoso y el pedazo de país que somos.

www.mivoz.cl

Imagen: Pixabay CC pixel2013

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.