Preocupante: faltarían más de 1.600 profesores en establecimientos rurales

Preocupante: faltarían más de 1.600 profesores en establecimientos rurales

08 Octubre 2020

Se detectó que en los próximos 10 años harían falta cerca del 13% de los docentes que se necesitarán en sectores rurales.

Elige Educar >
authenticated user

En el marco del seminario "Modelos y evidencia en educación rural en Chile", Elige Educar presentó un estudio que evidencia un déficit, para 2030, de más 1.600 profesores idóneos en establecimientos rurales, ubicados en sectores que presentan una mayor tasa de pobreza; una tasa de retención docente más baja; una elección limitada de escuelas para las familias; y donde los mayores de 15 años presentan menos años de escolaridad y una mayor tasa de analfabetismo en comparación a las zonas urbanas.

“Si bien el país ha avanzado en el fortalecimiento de la profesión docente, existen desafíos enormes para la atracción y retención de profesores, lo cual se acentúa en contextos rurales. Así, por ejemplo, la deserción docente anual en este tipo de establecimientos alcanza, en promedio, un 4,6%, mientras que en las zonas urbanas, esta misma cifra, disminuye a un 3,6%. Este nivel de deserción y el déficit docente en establecimientos rurales son una alerta para el sistema educativo, porque para avanzar en la calidad de la educación y en los procesos de aprendizajes de niños y niñas, el país necesita que sean los profesores con preparación en cada disciplina y nivel quienes impartan estas clases”, enfatizó Joaquín Walker, director Ejecutivo de Elige Educar.

En nuestro país, –considerando datos a 2019–, existe un 19% de horas de clases impartidas en el sistema escolar rural que no son realizadas por docentes idóneos a un total de 275.256 estudiantes que asisten a este tipo de establecimientos. Hasta el año pasado, existía un déficit de 271 docentes idóneos en escuelas rurales. Para 2025, en caso de mantenerse las condiciones de atracción y retención, se proyecta un déficit de 907 docentes idóneos en todos los niveles de enseñanza, el que aumentaría a 1.605 al año 2030. Dicho de otro modo, en las zonas rurales, la proporción del déficit se duplicaría al 2025 y se cuadruplicaría al 2030.

Si bien, la atracción y retención de docentes son uno de los grandes desafíos para la educación rural; para los expertos, también es relevante que los estudiantes de estos establecimientos –que hoy representan el 8% del total del alumnado a nivel nacional– cuenten con las mismas oportunidades que los establecimientos urbanos.

“El mayor desafío es visibilizar a los más de 275 mil niños y niñas que estudian en ruralidad y preguntarnos qué tenemos que hacer para desplegar su talento en igualdad de condiciones a quienes estudian en zonas urbanas. En educación no hay excusas: la pobreza, la ruralidad o la etnia no son un impedimento para que niñas, niños y jóvenes puedan desarrollar al máximo su potencial. La escuela, después de la familia debe cumplir el propósito moral de desplegarlo al máximo”, planteó Rosita Puga, directora Académica de la Fundación EducAraucanía.

A nivel nacional, las regiones más afectadas por el déficit de profesores idóneos en establecimientos rurales a 2030 serían Tarapacá, Antofagasta y Atacama (ver recuadro). En esta línea, en los próximos 10 años harían falta cerca del 13% de los docentes que se necesitarán en sectores rurales. De ellos, 13% serían profesores de asignaturas transversales –como Inglés, Tecnología y Música–, 17% de Educación Media y un 70% de Educación Básica.

El estudio desarrollado por Elige Educar consideró la cantidad de cursos que habrá en Chile en el futuro, teniendo en cuenta las proyecciones de población, el tamaño de curso promedio del país, la proyección de la matrícula y el Plan de Estudios establecido por el Ministerio de Educación. Además, considera a los docentes actualmente en ejercicio, su jubilación, deserción laboral y la proyección de la matrícula y titulación en carreras de pedagogía.