Crónica de una muerte anunciada: comenzó la cuenta regresiva del Gabinete Regional

19 Junio 2015

El primer cambio se produjo ayer en la Seremi de Justicia, con la renuncia de la abogada Alejandra Pozo. ¿Quién será el próximo?... acaso el mismo Intendente Volta, dejará su sillón con rumbo a la capital.

El Nortero >
authenticated user Editor

Mediante un whatsapp a sus cercanos y un mail a los dirigentes gremiales y medios de comunicación, la abogada Alejandra Pozo, informó que ayer presentó su renuncia al cargo de seremi de Justica, tras la solicitud del Subsecretario del ramo.

Salida que no toma por sorpresa, puesto que hace un par de semanas su nombre junto al de seremis de Trabajo (Pablo Rojas), Segegob (Stefanía Carvajal), Desarrollo Social, (Angelique Araya) y Cultura (Carla Redlich), sonaban como los posibles primeros cambios o ajustes del gabinete regional.

Y es que la verdad, que desde que la Presidente Bachelet le contará a don Francisco que cambiaría su gabinete, en la intendencia regional comenzó a sentirse “un fuerte olor a gladiolo”.  

Cuando el río suena…

De hecho, el correo de las brujas afirma que el mismo Intendente Valentín Volta, ya llegó con una cajita para poder trasladar su cosas… primero se hablaba que le entregarían una subsecretaría a cargo, más a medida que pasan los días, ahora sólo se habla que no continuará en el cargo.

La verdad es que con quienes hemos conversado, nadie se ha atrevido a dar nombres para el sucesor o sucesora de Volta. Por ahí, lo más osado que nos dijeron fue que quizá desde la vieja guardia llegué “el salvador” del Gobierno Regional.

Será que Cristián Rodríguez se repetirá el plato y saldrá de la comodidad del ámbito privado para resurgir en el mundo político, o Paula Baltra regresará desde Santiago (actualmente está como jefa de comunicaciones del Sernageomin) para asumir el mando del barco.

Otra carta del gabinete regional del primer Gobierno de Bachelet, es el doctor Enrique Castro, quien fue bien evaluado cuando ocupó el cargo de seremi de salud, y bien renunció a la dirección del Hospital de Calama,  bien podría dejar su consulta privada y volver a las canchas del mundo político.

Ahora bien, si el Intendente Volta se va, indistintamente de la razón, los seremis están obligados a poner sus cargos a disposición. Será labor del nuevo jefe regional, confirmarlos o removerlos, previa conversación con los Ministerios (y también con partidos políticos).

Es necesario decirlo, aunque suene majadero, pero que algo que le juega en contra al gabinete actual, es que no es cercano ni muy conocido por la gente; incluso hay algunas seremis, que más bien se han ganado la mala voluntad de la ciudadanía por su altanería y falta de espiritu de servicios social.

Y más allá de los otros cuatro nombres que se barajan, la verdad es que desde la comunidad se espera más bien que se realicen no por una decisión central, sino en base a la gestión débil que tuvieron en algunos temas, como por ejemplo Medio Ambiente y la contaminación del galpón ATI, así también pasa en el área de salud, que debido a los reclamos de #Nomasquemas, terminaron tomando cartas en el asunto... y así suma y sigue. 

Otra cosa respecto de los seremis, es que algo que se descarta de plano son los enroques, acá o se quedan en su actuales carteras o se van, pero no debieran jugar a las sillitas musicales. Y es que, lo cierto es que un ajuste al actual gabinete ya se hace necesario, puesto que han sido 15 meses los mismo rostros y la gente pide cambios, necesita recuperar la confianza no sólo en el Gobierno, sino también el Estado.

 ¿Ahora quién será el próximo? Una colega nuestra, un abogado… no lo sabemos, sólo el tiempo lo dirá.