Carta al director: El paro docente causa enormes perjuicios a la sociedad chilena por completo.

Carta al director: El paro docente causa enormes perjuicios a la sociedad chilena por completo.

09 Julio 2015

Una mirada desde la docencia hacia el impacto que tiene el paro docente, es la que entrega Gloria Carranza, Decana Facultad de Eduación de la Universidad Santo Tomás, mediante esta carta enviada a la editorial de El Nortero.

Corresponsal >
authenticated user

Gloria Carranza

Decana Facultad de Educación

Universidad Santo Tomás

 

Es lamentable que, a propósito del cambio de ministros, no se haya encontrado la oportunidad para que vuelvan a conversar los principales actores en conflicto. Estamos en un escenario de desencuentros reiterados que oscurecen aún más el panorama y son un atentado a la calidad de la educación que todos anhelamos. Así, estamos ante un discurso altamente contradictorio: por un lado, un conjunto de declaraciones que los profesores son el pilar de la reforma y, por otro, que con estos profesores no es posible favorecer un dialogo que construya futuro. ¿Es todo tan radical? Un llamado a la cordura se hace necesario.

Por el bien de los estudiantes y sus familias, y muy especialmente de quienes estudian en colegios municipales, debemos hacer lo posible por buscar luces en medio de este panorama poco nutritivo para el bienestar y la convivencia.

Ante el desconcierto de familias que desean que sus hijos vuelvan a sus rutinas escolares y se encuentren en lugares más protegidos, como lo son las escuelas, no es lo más recomendable buscar soluciones de cambiarlos de colegio a como dé lugar. Con decisiones de este tipo, las consecuencias para el desarrollo de cada menor o cada joven, podrían ser de mayor envergadura, puesto que se suspenden o rompen lazos y vínculos socio-emocionales y afectivos, no fáciles de construir de un día para otro en un lugar distinto, con otros rostros, otras costumbres y otra historia. 

En este período de gran desconcierto, la familia y otros espacios educativos no formales juegan un rol -como siempre- de gran importancia. Estando el conocimiento al alcance de todos, bibliotecas municipales, centros comunitarios, iglesias pueden ser espacios muy bien aprovechados. La idea es transformar, en la medida de lo que se pueda, el problema en una oportunidad.