Se quitó el cinturón y se escondió bajo el asiento: Sobreviviente de tragedia de Taltal relató accidente

Se quitó el cinturón y se escondió bajo el asiento: Sobreviviente de tragedia de Taltal relató accidente

03 Diciembre 2019

Víctima de funesto hecho ocurrido en la región de Antofagasta entregó su testimonio en el matinal "Bienvenido" de Canal 13. 

Chile y el Mundo >
authenticated user Editor

Un emotivo testimonio entregó al matinal "Bienvenidos" uno de los sobrevivientes del accidente que le costó la vida a 21 personas en la cuesta de Paposo, en la ruta que une Taltal con Antofagasta.

De los 20 heridos, algunos han contado su traumática experiencia; como fue el caso -esta mañana- de Yamir Carmona.

El pasajero aseguró que se salvó providencialmente al soltarse el cinturón de seguridad (lo que está contra la normativa), y guarecerse abajo de los asientos. Al respecto Carmona señaló que “generalmente todos estos buses bajan a exceso de velocidad. Yo viajo cada dos semanas y generalmente siempre es lo mismo; el olor a balata es fuerte porque bajan muy rápido”.

PASAJEROS

El joven señaló que él, y la mayoría de los pasajeros, esa hora dormían. No obstante, despertó debido al vaivén del bus. “Y lo primero, cuando despierto, era el olor a balata y muy fuerte. Y traté de dormir porque como siempre pasa lo mismo y disminuyen la velocidad, pero este (bus) iba muy rápido”, declaró el pasajero.

Añadió que, según consignó Página 7, “lo que más recuerdo es que venía el auxiliar informando que por favor se pusieran el cinturón. Yo, con mi experiencia que tengo, porque estuve en bombero (…) no sé si para la gente estará bien o mal, pero yo me saqué el cinturón y me metí bajo de los dos asientos -porque iba solo- y me sujeté de los fierros de abajo, para que así pudieran protegerme los dos asientos, de adelante y atrás, y me hicieran como una columna que me imaginaba que cuando el bus volcara iba a proteger mi cuerpo".

Yamir continuó su relato indicando que “yo veo que estamos como a unos 300 metros de una salida de emergencia y el señor conductor nunca aprovechó esa salida y siguió de largo. Y cuando veo que estamos a punto de impactar, me metí abajo y me sujeté lo que más pude de los fierros y, como les digo, la columna de los asientos me protegió y gracias a Dios estoy vivo. Fue un milagro”.

FIERROS DE LA MÁQUINA

De manera providencial salió con vida y, contó, se deslizó de entre los fierros de la máquina, y caminó para buscar señal para su teléfono, para informar la ocurrencia del accidente.  

“Caminé 700, 800 metros y recién en ese momento había cobertura. Llamé a mi señora, ella obviamente se puso nerviosa y yo le dije que avisara a la gente que correspondía”, puntualizó.