Testimonio de vida de una sobreviviente de cáncer de mama

Testimonio de vida de una sobreviviente de cáncer de mama

22 Octubre 2013

A través de este relato podemos conocer de cerca la realidad de muchas mujeres que atraviesas esta enfermedad, que acarrea miedo, dolor, pero por sobre todo una enseñanza de la vida.

Danae Angel >
authenticated user Corresponsal

En el mes de la Prevención del Cáncer he aquí un testimonio de vida.

Antes de empezar quiero definir ¿Qué es Cáncer?

Cuando los mecanismos de control se alteran en una célula, ésta y sus descendientes inician una división incontrolada, que con el tiempo dará a lugar a un tumor o nódulo. Pero cuando estas células además de crecer sin control, adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos alrededor (infiltración), y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis) se denomina tumor maligno, que es lo que llamamos cáncer. (Fuente: Centro Oncológico de Antofagasta)

¿Qué es una mamografía?

Una mamografía es una radiografía de las mamas. Con las mamografías, los médicos pueden detectar signos de cáncer de mama en sus etapas iniciales. Si usted tiene entre 50 y 74 años de edad, asegúrese de que le hagan una mamografía cada dos años. Si tiene entre 40 y 49 años de edad, consulte con su médico sobre cuándo y con qué frecuencia se debe hacer una mamografía.

Este es el testimonio de una sobreviviente anónima y que quiso compartir conmigo su vivencia para ayudar a la lucha contra el cáncer:

Hoy fui al ginecólogo y me pidió,  por mi edad , que me hiciera una mamografía de control... y bueno me la hice aún cuando no he palpado nada ni siento dolor alguno en mis pechos , no niego que es un poco doloroso e incómodo, pero en fin es por el bien de uno y total es para prevenir.

Me dieron los resultados. El médico me dijo que me tengo que hospitalizar para realizarme una mastectomía parcial y una biopsia. Se me llenan los ojos de lagrimas... no por mi, ni por la operación, sino porque cuando a uno le dicen algo así lo primero que se le viene a la mente es la muerte, y no por tenerle miedo porque en cierta forma yo me entregué a nuestro Señor en cuerpo y alma,  si no porque pienso en mi familia , en mis hijos y me da pena tener que dejarlos.

Las pacientes que están conmigo en el hospital, algunas con operaciones más grandes que la mía, los médicos y los estudiantes de medicina, me consuelan, me dicen que todo estará bien. Su comprensión  y afecto desinteresado me calma...

Ya dada de alta en mi segundo control recibí los resultados de la biopsia. Debo volver a hospitalizarme y tienen que sacarme ganglios. Nuevamente me doy valor, ahora decido contarle a mis seres queridos, muy a mi pesar porque no quería darles esta pena, pero no hay mejor apoyo que la familia en estos momentos. Me lleno entonces de su amor y de sus afectos.

Luego de realizarme la segunda operación me citan a consejo médico y me dicen que tengo que hacer quimioterapia para  eliminar cualquier indicio de cáncer en mí. No lo niego, estoy asustada, pero miro a mi familia y me doy fuerzas para salir adelante y enfrentar lo que viene porque tengo ganas de vivir unos años más por ellos.

Dicen que entre los efectos de la quimioterapia se me caerá el pelo... no me agrada mucho la idea porque siempre nos han inculcado que las  mujeres son más bellas con largas cabelleras. A mí en lo personal me encantaba mi pelo largo, nunca se me paso por la mente cortarme el pelo más arriba de los hombros, mas ahora veo con un dejo de tristeza como se me cae producto de que la quimioterapia está haciendo su efecto.

Me pregunto ¿ahora alguien me querrá calva?, y miro a una de mis hijas que me pide que le guarde todo mi cabello que se me cae a mechones y pasa sus manitos por mi cabeza para que ninguno se le escape y ahí me doy cuenta de que si hay alguien importante por quien estoy luchando, que me amará calva o con mi frondosa cabellera y total pelucas hay. Ya me pondré una fucsia, una lila como ella quiere y mientras no dejaré de sonreírle a la vida mientras tenga su amor y el de mis seres queridos.


Hoy mi pequeña ha llorado en mis brazos por que vio la propaganda del gobierno sobre el cáncer de mama, donde dicen que el cáncer es mortal, apagué la televisión y le consolé en mis brazos diciéndole que yo no me moriré porque, lo mío fue detectado a tiempo, que yo viviré muchos años más a su lado y que veré como logra sus metas y sueños, pues mi tratamiento es justamente para eso.

Esto es fuerte no solo para mí y aunque sus lagrimas me causaron dolor y rabia por la propaganda, por no haber alcanzado a cambiar el canal antes que dieran el comercial, más valor me dí para ayudarla dejando de lado mi pena porque es más fuerte mi amor por ella y por la vida, más ahora cuando tengo grandes motivos porque vivirla.

Ya se me ha caído todo mi cabello, ahora en su reemplazo ando con hermosos pañuelos a la espera que me crezca nuevamente.

Mi vida sigue su ritmo normal, en casa puedo hacer mis cosas de  siempre y cuando salgo en ocasiones puntuales, salgo  con mascarilla para evitar contagios, debido a que la quimioterapia me baja las defensas. La gente me mira con extrañeza y muchos se hacen a un lado como si tuviera algo contagioso, pero no saben que son ellos los que me pueden contagiar, así que no me molestan sus miradas.

Lo que me molesta realmente, es que me traten con lástima. Yo no quiero que me tengan pena por mi estado porque soy una guerrera que está luchando por mi vida, como tantas otras que estamos en lo mismo, unas más que otras, pero igual somos dignas de admiración y respeto.

Considero esta dolencia, no como una maldición enviada por lo divino, si no muy por el contrario... es un renacer, una oportunidad que me da Dios para volver a vivir y mirar la vida desde otro punto de vista, sentir que cada día de mi vida es precioso, cada cariño valioso, donde se conocen los que realmente son tus amigos, donde cada olor, cada sonido, cada risa es algo maravilloso, disfrutar más tiempo a todos tus
seres queridos y perdonar y olvidar los rencores del pasado y darme cuenta que de nada nos sirven los resentimientos y que sobre todas las cosas la vida es hermosa .


Mi tratamiento seguirá un tiempo más y como ya lo conté es para eliminar cualquier indicio de cáncer en mi y gracias a que fue detectado a tiempo  tiene cura, porque cuando es así no es mortal,  por eso es importante que  tengamos valor y nada de miedo para hacernos una mamografía, y no solo las mujeres pues también es un mal que afecta al 1% de los hombres.

Yo le hice caso a mi médico y aquí en Antofagasta existe un gran equipo multidisciplinario que abarca médicos, enfermeras, técnicos en enfermería, psicólogos, asistente social, personal administrativo tanto en el Hospital Regional, como en Centro Oncológico de Antofagasta, que siempre está dispuesto a apoyar y a ayudarnos cuando lo necesitemos y de los cuales estoy profundamente agradecida, así que anímense a realizarse los exámenes, es un inversión que puede salvar nuestro futuro.

Galeria Imagenes: